En entradas anteriores usted podrá leer sobre el rol de la radio en Argentina, como esta comenzó y ganó popularidad en el país hasta los años ’30.

*

Con la vuelta a la democracia en 1946 de la mano del General Juan domingo Perón, el folklore toma un lugar muy importante en las radios argentinas, la propaganda política peronista y las populares programaciones humorísticas, dramáticas y radionovelas que habían sido prohibidas durante los regímenes militares. De hecho, en este periodo Juan Domingo Perón, conoce a su segunda esposa María Eva Duarte, quien era actriz de teatro y radio.

Durante los primeros dos mandatos de Perón, el sector popular se vio mas y mas involucrado en las radios barriales. No solo como oyentes sino también como participes activos. Los programas radiales comenzaron a transmitirse en cadena nacional y la radio del estado llego al exterior en 1958. Muchos artistas y periodistas comenzaron a tener sus espacios matutinos en las programaciones de radio.

En 1972 se estableció el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), el cual sigue vigente hasta hoy, para regular el creciente número de radios sin licencia y para incrementar la influencia del estado en los programas al aire.

Una vez más durante la última dictadura militar argentina (1976- 1983) las prohibiciones y censuras dieron lugar a que muchos programas desaparecieran del aire así como artistas debieron dejar el país, ya que eran perseguidos. Así en 1980 se promulga la ley de radiodifusión n° 22.285, donde se limita el derecho a la libertad de expresión, por “necesidades de seguridad nacional” y entre otras cosas en un plazo de tres años, se privatizan 44 estaciones radiales. Esta ley se sanciono con el objetivo de que las Fuerzas Armadas tuvieran el control de los medio de comunicación comercial, bajo la doctrina de la Seguridad Nacional.